6 - jeux de société, XXème S.


 

Pierrot, as I called him, was my confidant and I was his trusted friend. He told me about driving 400-800 kilometers daily during the Semaine bleu1 in the car crammed with the show set. The greatest hardships, perhaps, were his miserable moods. These didn’t prevent him from functioning but rather from focusing, requiring him to triple his efforts to achieve the goal and deserve payment, and finally, later on, to return with his lode of objects intact to their home or to the hotel. 

 

    The father let himself be carried by this son who, with all his duties, profited little from the changes of venue.

 

 

 

    I observed a few of these crises in my home and did not know how to snap him out of them or how to calm him down completely. His moods were as miserable as my epileptic seizures were dangerous, and sometimes lasted for hours.

 

    Around his father he rarely had these painful episodes. The two of them were used to one another and to working as a well-defined team. The role of a sad clown suited Pierrot and wasn’t disturbing.

 

   

 

    I remember one day we were dining on kebabs on a terrace amidst the noise of traffic.

 

 

 

1The Semaine bleu is senior citizens’ week. By law, retirement homes must provide regular entertainment during the year. In autumn this week is often the period chosen to put on a more pleasant or original show.

 

Jeux de cubes

Deux jeux de cubes complets. Etat d'usage.

Jeu de cubes complet 25 x 20 cm dans sa boîte en carton.

Jeu de cubes dans coffret bois 32 x 27 cm. Complet. Manque languette à la boîte.

Jeu de cubes dans coffret bois au dessin usagé. 32 x 24 cm.

Jeu de cubes dans son coffret bois. Complet. 24 x 19 cm.

Jeu de cubes dans son coffret en bois. 23 x 14 cm. On y joint un autre jeu de cubes dont il manque le papier.

Jeu de cubes dans son coffret en bois. Manque papier et languette. 28 x 24 cm.

Jeu de patience

Le gendarme et le voleur. Jeu de patience.

Jeux de sept familles

Jeux de sept familles SO France. Deux jeux complets.

Puzzle

Puzzle dans son coffret bois. Exposition universelle de Paris 1900. 33 x 25 cm. Trois planches.

 

Pierrot, lo llamé así, me contó todo, porque yo era su confidente, incluso su angustia por tener entre cuatrocientos y ochocientos kilómetros para ir por día en la semana azul (2) y las instalaciones-show-storage en el coche lleno de gente La gran dificultad fue quizás, con su crisis de malestar general, que no le impidió actuar sino solo concentrarse, pedirle que triplicara el esfuerzo para alcanzar la meta, merecer un pago, y finalmente, a menudo tarde, para regresar a casa con su tesoro de objetos intactos, a casita o al hotel.

 

 

 

(2)   La semana azul es la semana de la tercera edad. Una ley que aprobó la obligación de que las casas de retiro hagan un entretenimiento regularmente, dicha semana en el otoño que es a menudo el período de las elecciones.

 

 

 

El padre se dejó llevar por el hijo que con todas estas responsabilidades, aprovechó poco los cambios.

 

Lo vi con algunas de sus convulsiones, en casa, de vez en cuando, y no sabía cómo quitárselas, al menos para calmarlo. Ciertamente fueron tan dolorosas como mis convulsiones epilépticas que eran peligrosas, ya que a veces duraban por horas.

 

Cerca de su padre, sin duda gracias al hábito que tenían el uno del otro y también a un buen y bien definido trabajo en equipo, tuvo pocos ataques de ansiedad y el papel del payaso triste para él, era menos perturbador.

 

Recuerdo que un día, comiendo en un kebab en una terraza, el ruido incesante de los automóviles y un mal encuentro con alguien, que se suponía que era un distribuidor de drogas, me habían perturbado tanto que él lo sintió y me propuso regresar a casa. Ese día, nos fuimos con nuestras esposas pero sin auto, y mi epilepsia "se despertaba" al mismo tiempo que estaba luchando por llegar a casa.

 

Pierrot, con su cuerpo de cuarenta años, y su metro ochenta y seis, me rodeó con sus brazos por la cintura y me levantó. Estaba tan sorprendido por su gesto y su fuerza que tuve que detener la mala mecánica de mi cerebro y, como "desconectado de mi enojo", "el circuito fue restaurado": descansé en el suelo, sentí esa enorme fatiga que él conocía, durante y después de sus crisis, de alguna manera por las mismas razones, pero ya no temblaba con la gran preocupación de lo que había pasado.

 

Su compañera pronto se unió a nosotros. Conociendo mis convulsiones que nos habían traído nuestra separación, - de hecho, ella había sido mi esposa por mucho tiempo y gradualmente se estaba convirtiendo en suya, - porque me negué por mucho tiempo a tomar mi tratamiento regularmente, ella regresó rápidamente con la medicina correcta y yo me sentí completamente aliviado.

 

Sí, lo siento, me olvidé de presentarme, describo a Pierrot como si fuera yo, pero tal vez les cuente más adelante el por qué hay tantos detalles sobre él. Digamos que mi vida no era emocionante antes de que él apareciera y que viví a través de él y sus confidencias.

 

 

 

 

 

Destetar demasiado difícil después de veinte años de tratamiento.